Hablá

Otros textos

speak_by_natjiusshka-dbjkrl3

¿Por qué no debería hablar de mi salud mental? O más específicamente, ¿por qué no se debería hablar o compartir cuestiones respectos a desórdenes mentales, psicológicos, psiquiátricos? ¿Por qué no debería compartir mi experiencia de sufrir años y años de TOC desde mi niñez, con un sufrimiento espantoso durante casi toda la escuela primaria, sin saber qué me pasaba, por qué tenía tanto miedo y ansiedad, y así me las arreglé para esconderlo, maquillarlo, negarlo a todos mientras por dentro era un infierno? ¿Por qué no hablar de mis trastornos alimenticios que sufro desde mi pubertad, de mis incontables días contando calorías, negándome a comer, torturando a mi cuerpo y en especial, torturando mi mente a niveles insospechados? ¿Por qué no debería hablar de las profundas depresiones que he sufrido, de los abismos que he tocado?

Por supuesto que quiero llamar la atención, porque el tabú en torno a la salud mental en general es tan grande aún que cualquiera que hable de ella es inmediatamente etiquetado y juzgado. Nunca se sabe si tu experiencia puede ayudar, aliviar, arropar, dar un click en la cabeza a otros. El estigma es tan pesado que mucha, muchísima gente pasa largos años de su vida, o toda su vida, negando sus problemas, negando necesitar ayuda, negándose a admitir que probablemente necesite a un otro para ser escuchado, alojado, en fin, reconocido, porque el desvalorizar los propios sufrimientos y emociones hacen a un no reconocimiento de uno mismo en su humanidad, en los dolores que como tal somos susceptibles de vivir.

El silencio, tan necesario a veces, es en otras tantas un guardián terrible. Hablar no sólo puede ayudar, sino salvar. Nadie tendría que pasar en soledad o en silencio la cárcel de sus propios pensamientos, ideas, vivencias, dolencias. Nadie tendría porqué enmascarar su pesar por sentirse obligado a mostrar felicidad, bienestar, o más aún, normalidad. Si bien la normalidad en términos de salud mental refiere a lo no patológico en cuanto provoca sufrimiento, la normalidad generalmente entendida provoca consecuencias terroríficas por momentos, acorde a un discurso que forma un triste sentido común: “¿cómo te vas a medicar, estás loco/a? ¿vas al psiquiatra? estás mal de la cabeza ¿hacés terapia? tenés cosas que ocultar? ¿Depresión? ¿Ansiedad? Cosas de gente que está al pedo” y así un largo etcétera. 

Te sentís mal, hablá.

Querés llorar, hacelo. 

Te es un suplicio cada hora, cada día, pedí ayuda. 

¿Pensás que no merecés ser escuchado y ayudado? No es así. No importa cuántos te lo hayan dicho, no importa que tu propia cabeza quiera convencerte de lo contrario. No es verdad. 

No está mal hablar de salud mental.

No estás demente si necesitás tomar medicación.

La información derriba prejuicios y miedos, propios y ajenos.

 

Anuncios

Un comentario en “Hablá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s