No

No estás solo

si escuchas el canto de los pájaros.

No estás solo

si te espera, ansioso, un perro.

No estás solo

si te reconforta el caótico viento.

No estás solo

si cada vena te late sin freno.

No estás solo

si en esta noche, en este tiempo

reconoces a la muerte en el silencio.

 

 

Anuncios

Una

Esta manía de hablar y ausentarme
de escribir y fugarme.
Acá soy una
sin voces
sin látigos
sin la muda esperanza del hastío.
Soy una
y mis fragmentos
Una
y las piezas del silencio.

Mientras

Triste

mientras la cerveza baja.

Triste

mientras bebo del silencio.

Triste

mientras despierto a la noche.

El silencio escupe

se sitúa en medio de la nada

se esconde tras de sí

para no mostrar su cara.

Me escondo

se esconde.

No hay más nada que decir

solo pausas

pasos

Lo que se refugia entre mis brazos

Lo que se rompe como pasto seco

Lo que quema

Y mata,

inmuta.

Nada.

la vida espera

Siento que miento al escribir
me canso de buscar las palabras justas
de simular que el caos se aquieta.
Que soy otra en medio del hastío
que me sostengo entre sonidos de furia.
Me desdoblo tanto
que por momentos me quiebro.
Y el silencio me empuja
y quiero escribir
sin estas cuerdas entre mis dedos
quiero escribir
y que cada palabra sea un músculo.
Ahora,
bajó mi corazón.
La cabeza asiente
lentamente
De a poco
se estiran los miedos
se rompen los sonidos
Pasa demasiado
pero el viento calla
los perros ladran
la vida espera.

Estar

Un falso mar acompasado

trae y distrae

pensamientos y voces,

solo el tedio

de la espera y el miedo

contraen mis ganas de profundidad.

Me quedaré aquí,

en silencio y espera,

con las manos cerradas

sabiendo lo inevitable.

Nicanor

3570201_n_vir3

Hoy ha muerto Nicanor Parra
entre sortilegios desconocidos
y un imaginario destino.
Dormirá entre sus palabras
y sus anécdotas a mano,
como un gigante aniñado.
El silencio y el olvido
jamás serán su legado,
demasiadas voces en su voz,
demasiada sabiduría
para un mundo tan atroz.